Web oficial

Las Colillas de Cigarrillo un Problema Ambiental en Medellín

_copy_antlia_trad_title

Hotel
sostenible
en Medellín

Mejor precio garantizado

Terra Biohotel

AL
Noticia TerraBiohotel Medellín

Las Colillas de Cigarrillo un Problema Ambiental en Terra Biohotel


Las Colillas de Cigarrillo un Problema Ambiental

“Produzco placer y relajación al tocar los suaves labios de la persona que me sostiene en sus manos, la cual con cada calada desgasta mi corta vida mientras el fuego me consume. Sé que no estoy hecho con los mejores materiales y por lo general causo daño, pero justo en ese momento me siento valorado y cuidado en medio de los dedos de mi amo. Pero la tristeza me invade cuando ya no tengo más que ofrecer, y mi vida no tiene nada que dar. Siento como las manos firmes que me sostenían me sueltan y el viento despedaza mis partes mientras caigo en el suelo, siendo olvidado y pisado por la persona a quien hacía tan solo unos minutos, le había dado todo el placer del mundo.
Lo peor es que quedo totalmente inmóvil y aun así, mis sustancias tóxicas invaden y contaminan este hermoso paisaje que apreciaba desde esos suaves labios”. Historia de una colilla de cigarrillo después de ser fumada.

Las colillas son el filtro del tabaco ya consumido que se usa para reducir el efecto nocivo que produce el cigarrillo en el fumador alivianando el humo. Pero también se han convertido en uno de los residuos de basura contaminantes que más abunda en nuestra naturaleza.

Según la Sociedad Española de Neurología y Cirugía Torácica (Separ), se fuman unos 6 billones de cigarrillos al año, de los que aproximadamente 4,5 billones de colillas terminan en el suelo en medio de la naturaleza. Una situación que amenaza nuestro entorno, consecuencia de los componentes que conforman los filtros de cigarrillo; fabricados con hidrocarburos y acetato de celulosa, derivados del petróleo que acumulan todas las toxinas que expulsa el tabaco y pueden tardar entre 18 meses y 10 años en descomponerse, siendo los más afectados los ríos y los mares.

Las colillas contienen sustancias muy tóxicas como el cadmio, el arsénico, el alquitrán o tolueno que, al entrar en contacto con el agua, tiene efectos devastadores en la naturaleza. Provocan que la calidad del agua se vea amenazada y se altere el ciclo ecológico de algunas especies marinas como moluscos, peces, reptiles y aves, que pueden resultar envenenados.

Cuando las colillas están en contacto con agua, lluvia, ríos y mares, desprenden todas las sustancias que contaminan y envenenan la flora y la fauna de nuestro mundo. Según el informe de 2017 de la ONG Ocean Conservancy, los filtros de cigarrillo representan el 13% de desperdicios recogidos en su campaña mundial.

Los autores de un suplemento especial del British Medical Journal, llamado “Tobacco Control”, señalaron que durante el cultivo del tabaco se emplea una amplia variedad de componentes químicos al igual que durante la fabricación de los cigarros, residuos que con frecuencia se encuentran en el producto final. Por ello, los investigadores analizaron si las colillas desechadas eran perjudiciales al llevar a cabo un experimento con una muestra representativa de peces de agua salada y especies de agua dulce. Los autores encontraron que todos los tipos de colillas eran altamente tóxicas tanto para los peces de agua salada como para los peces de agua dulce en diferentes proporciones.

Es importante conocer que la mayoría de filtros de cigarrillos no se pueden reciclar y no son biodegradables. Dos de las principales medidas para reducir el impacto ambiental que generan las colillas, son la información y la educación. Si no nos informamos y no nos educamos para ejercer una ciudadanía responsable, no comprenderemos la magnitud del daño social y ambiental que producen nuestras acciones y decisiones..

“Cuando dañamos a la tierra, nos dañamos a nosotros mismos”. (David Orr).